LA MUJER COMO ACTOR FUNDAMENTAL EN LA INDUSTRIA FINTECH

Autor: Lucio Valdez Velázquez

El presente documento, pretende informar el panorama actual que la industria Fintech, está teniendo en relación con temas de género. Este documento está basado en informes presentados por el Banco Interamericano de Desarrollo, quien apoya técnicamente los temas relacionados con Fintech en el contexto de la Alianza del Pacífico. (1)


Según este informe, durante estos últimos cinco años, Fintech en América Latina ha vivido un enorme crecimiento en todos los sentidos. No solo ha aumentado el número de actores, tanto de emprendimientos que operan en el espacio Fintech como entidades financieras que se acercan para interactuar con ellos, sino que también se ha visto incrementada la diversidad de los actores.


De acuerdo con los resultados de las encuestas que fueron efectuadas en el desarrollo de este estudio, México, Colombia y Brasil aglutinaron la mayoría de Fintech fundadas por mujeres, con el 31%, el 14% y el 12% del total de América Latina, respectivamente. También se dio a conocer que si bien las empresas Fintech con mujeres en el equipo fundador operan en varios segmentos, es interesante el hecho de que estas Fintech buscan en mayor medida potencializar la inclusión financiera, ya que cerca del 38% de estas empresas Fintech buscan atender a consumidores y PyMES subatendidas o excluidas del sistema financiero, lo cual implica una diferencia de 7 puntos porcentuales en relación con que aquellas empresas Fintech constituidas por hombres.


En cuanto a otras características particulares de las empresas Fintech fundadas o cofundadas por mujeres, los datos de la encuesta sugieren que estas reciben cerca de 15 puntos porcentuales menos de fondos que aquellas constituidas sólo por hombres. Específicamente, 45% de estas empresas no recibieron financiamiento externo, en comparación con cerca del 31% de las empresas Fintech constituidas únicamente por hombres. No obstante, no se encuentran diferencias en cuanto a los principales desafíos que las empresas identificaron para 2018, entre los cuales se mencionan en primer lugar: Escalar y Crecer, y en segundo el Acceso a Fondos.


Asimismo, dentro del análisis que se efectuó en este tema, se pudo encontrar literatura especializada que sugiere que las mujeres atraen la diversidad a sus equipos, y esta diversidad se encuentra correlacionada con el desempeño de las empresas, no solo por la diversidad en opiniones, pero más importante aún, por la diversidad y entendimiento de las necesidades de sus usuarios finales. Igualmente, los estudios señalan que tener grupos de trabajo diversos es un activo estratégico, y mayor representación de mujeres en las juntas directivas tiene un impacto positivo en el desempeño financiero de las empresas, especialmente en países con una mayor cultura igualitaria, lo anterior de acuerdo con lo establecido por Hoobler. (2)


En América Latina, cerca del 80% de las Fintech tienen por lo menos a una mujer en su equipo de trabajo, y en promedio para la región, el 30% del personal que trabaja en empresas Fintech son mujeres. No obstante, solo cerca del 11% de las empresas Fintech tienen 50% o más de mujeres trabajando en sus equipos, es decir, que tienen equipos diversos en materia de género. Además, encontramos que las empresas con fundadoras o cofundadoras mujeres tienden a tener equipos más diversos ya que cerca del 16% tienen mujeres que representan por lo menos el 50% de personal, lo cual representa el doble de las Fintech constituidas por hombres. En términos de países, en los resultados de la encuesta se destacan los ejemplos de Colombia y Argentina, donde cerca del 16% y el 12% de las Fintech, respectivamente, cuentan con el 50% o más de empleadas mujeres.


Ahora bien, según este estudio, las mujeres necesitan una amplia gama de servicios financieros adecuados: no solo el acceso a una cuenta bancaria, sino también de crédito, ahorros, mecanismos de pago efectivos, seguros, por nombrar algunos. Existe amplia evidencia, por ejemplo, que sugiere que el acceso a productos de ahorro adecuados es una forma prometedora de mejorar el empoderamiento y la productividad económica de las mujeres, brindándoles más control y privacidad para administrar sus recursos. Esto permite además que las mujeres puedan invertir en sus familias y negocios, al igual que atender mejor las emergencias sin recurrir a la venta de activos acumulados a lo largo de su vida.


Del mismo modo, el acceso a los servicios financieros a través de canales digitales, especialmente pagos, es muy importante para las mujeres, ya que estas tienden a tener mayores limitaciones de tiempo y movilidad debido a las obligaciones relacionadas con el hogar. Si las mujeres pueden ahorrar tiempo y dinero a través de menores costos de transacción, no solo las mujeres podrán dedicar más tiempo a sus negocios, carreras y familias, sino que también utilizarán más servicios financieros formales, en lugar de mecanismos informales que, aunque hoy pueden parecer convenientes, son menos eficientes, más costosos y más riesgosos.

Resultó importante destacar en este artículo, datos que resultan reveladores para nuestro entorno actual, y es que en los temas de genero de la industria Fintech, a pesar de los esfuerzos para aumentar la inclusión financiera durante los últimos años, se estima que, en 2017, el 35% de las mujeres en el mundo todavía no tiene una cuenta bancaria, una proporción que alcanza el 70% para las mujeres de bajos ingresos. En América Latina, las mujeres continúan estando menos incluidas en el sistema financiero que los hombres. En cuanto a la propiedad de una cuenta, la brecha entre hombres y mujeres es de cerca de 7 puntos porcentuales, donde cerca del 59% de los hombres declaran tener una cuenta en una institución financiera, y solo el 52% de las mujeres declaran tenerla. (3)


Pero como se mencionó anteriormente, las mujeres necesitan mucho más que una cuenta bancaria. América Latina muestra también bajos niveles de acceso y uso de otros instrumentos financieros formales como el crédito y el ahorro. En efecto, la evidencia existente gracias a encuestas de demanda, muestra que sólo una proporción muy baja de mujeres adultas declara ahorrar (10%) o tener un crédito (9%) de instituciones financieras formales, sino que también existen brechas en comparación con los hombres, específicamente de 2,2 puntos porcentuales en créditos y de 6 puntos porcentuales en ahorro en instituciones financieras.


Lo anterior, se puede hacer más gráfico si se observa el gráfico que se muestra a continuación, donde se aprecian los porcentajes de las personas que tienen una cuenta, préstamos de instituciones financieras y ahorros en instituciones financieras.

Se dice que, para mejorar la inclusión financiera de las mujeres, es crucial entender qué barreras enfrentan, tanto del lado de la demanda como de la oferta para poder así diseñar y desarrollar medidas y productos acordes a sus necesidades y restricciones. Y es que, si bien las barreras operan de una manera diferente dependiendo del contexto, hay un conjunto de restricciones generales que enfrentan las mujeres que han sido resaltadas en la literatura especializada.


Por ejemplo, del lado de la demanda, y como ya se ha mencionado, se destacan:


1. Limitaciones de tiempo y movilidad, principalmente debido a obligaciones relacionadas con el hogar.

2. Normas culturales y sociales que disminuyen los incentivos para que las mujeres demanden servicios financieros.

3. Acceso limitado a la información y a redes adecuadas.


Por el lado de la oferta se encuentran:


1. Restricciones legales y regulatorias, especialmente en términos de los derechos de propiedad y la propiedad de la tierra de las mujeres, así como impedimentos para la innovación en los mecanismos o canales de distribución, productos y procesos.

2. Deficiencias en la infraestructura financiera.

3. Sesgos de género en las prácticas de las instituciones financieras.

4. Productos, servicios y mecanismos financieros no adaptados a las necesidades de los diferentes segmentos que conforman el mercado de las mujeres.

5. Préstamos de instituciones financieras

6. Tenencia de cuentas


En particular, uno de los factores para entender el problema de acceso al crédito, especialmente para las PyME lideradas por mujeres, se relaciona con la disponibilidad y tamaño del colateral. Las mujeres a menudo tienen historiales de crédito más cortos o poseen menos garantías, lo cual puede resultar en tasas de interés más altas o más garantías requeridas. Las restricciones legales y regulatorias en cuanto a los derechos de propiedad de las mujeres y la propiedad de la tierra pueden también tener un impacto directo en la capacidad de las mujeres para obtener garantías y por lo tanto acceder al crédito. No obstante, un análisis realizado a partir de la base de datos Women, Business and the Law y otras fuentes, se sugiere que, si bien los datos muestran que el marco legal en América Latina tiene un número relativamente bajo de restricciones explícitas contra las mujeres, las prácticas sociales y culturales reflejan disparidades en términos de propiedad y el uso de la propiedad, así como en la forma en que esta se divide entre hombres y mujeres.


En conclusión, cabe señalar que el tema de género de la industria Fintech ha venido evolucionado de manera vertiginosa, es claro que cada día se incorporan nuevos jugadores a este sector y que dicho sector está siendo incluyente de la diversidad de género y en específico el de la mujer, que dicho sea de paso en mi opinión, viene a ser un actor fundamental para desarrollar propuestas de valor apropiadas en esta industria.


(1) Informe Fintech en América Latina 2018: Crecimiento y Consolidación.


(2) Hoobler, J. M., C. R. Masterson, S. M. Nkomo y E. J. Michel. 2016. The Business Case for Women Leaders: Meta-Analysis, Research Critique, and Path Forward. Obtenido en https://docs. lib.purdue.edu/cgi/viewcontent.cgi?referer=https://www.google. com/&httpsredir=1&article=1014&context=cgg.


(3) Banco Mundial. 2017, Inclusión Financiera Global. Washington, D.C. Banco Mundial. Obtenido en https://globalfindex.worldbank.org/.

-Contacto-

Marketing 

Manuel Tovar

manuel.tovar@tmsourcing.com

+52 55.55.50.72.58
+52 55.73.84.14.65 

  • Facebook
  • Icono social LinkedIn

® 2020  Todos los derechos reservados TMSourcing.